La suspensión de un automóvil es el conjunto de elementos que se encuentran entre las ruedas y el chasis, juega un papel fundamental para evitar problemas o accidentes. Por lo tanto, una suspensión en mal estado puede resultar muy peligroso. 

5 fallas comunes en la suspensión 

Tu automóvil está desnivelado 

Tu automóvil puede estar inclinado hacia un lado o presentar hundimiento en la parte delantera o trasera. Debes verificar que no haya fugas en lo amortiguadores o problemas en los brazos de la suspensión. 

Tu automóvil rebota en exceso 

Si sientes que tu automóvil rebota puede ser señal que los amortiguadores han sufrido de un gran desgaste, será necesario que los cambies de forma inmediata para que el resto del sistema de suspensión no sufra daños. 


Tu automóvil sufre movimientos extraños en curvas o en apoyos fuertes 

El desgaste excesivo de los amortiguadores puede provocar movimientos extraños en zonas de curvas  o durante el frenado. También puede producir que las ruedas pierdan contacto con el piso. No debes esperar mucho más para realizar el cambio de tus amortiguadores y revisión de toda la suspensión. 

Desgaste anormal en las llantas 

El desgaste excesivo, anormal e irregular de los neumáticos puede ser causado por problemas en la suspensión.  En casos sencillos, tu automóvil solo necesita una alineación, sin embargo, deberás acudir con expertos para que realicen una valoración detallada. 
 
Ruidos extraños en baches o topes   

Si tu coche hace ruidos extraños al pasar por un bache, tope o en una curva deberás acudir con un experto. Entre las causas más comunes son problemas en amortiguadores, almohadillas, cojinetes o gomas.